Ésta es una entraña más de el cuarto claro, no una estancia aledaña.
Mis poemas, y algún otro texto, el 99% de las veces los expongo en el otro. Fotografías, en ambos.

lunes, 20 de junio de 2011

Vida natural

3 comentarios:

jorge dijo...

de cuando chavalito peregrinábamos charcas, lagunillas, riachuelos, lavaderos y fuentes en busca de ranas y sapos, hoy en día es imposible encontrar una, lo pienso cada vez que observo correr el agua del manantial donde me provisiono de agua.

Sofía Serra Giráldez dijo...

pues como ves, yo, cada vez que le iba a echar mano al "fayri", me topaba con una, ésta por poco me da el "bocado", jaja... cuando no me dejaban ni hablar allá debajo del emparrado, de potente que tienen éstas el croar... o las que me encontraba enganchadas a la cortinilla anti-moscas de la cocina, con esas ventosas enormes que parecen sus dedos..jejeje
A ver si te pongo alguna foto más de estas ranitas..es que tengo que buscarlas en los cds, no lo tengo todo en el mac.
Ahora me acuerdo, cuando atardece, el primer "síntoma" junto con el vuelo de los murciélados, el croar de las ranas (otras) allá en la copa humedad que queda en el arroyo en verano.
Sí quedan ranas, Jorge, pero no viven en ningún paraíso; todo tiene su precio, y en este caso fue muy alto.
Un beso

Sofía Serra Giráldez dijo...

Todo menos el Arte...:)...el Arte, :)

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.