Ésta es una entraña más de el cuarto claro, no una estancia aledaña.
Mis poemas, y algún otro texto, el 99% de las veces los expongo en el otro. Fotografías, en ambos.

martes, 28 de junio de 2011

07611

Ésta es una de esas fotografías con las que una no disfruta en absoluto (no por nada, sólo porque no me gusta), pero que sin embargo no puede dejar de hacer. Llevo dos semanas con ella, medio editándola, abriéndola y cerrando el archivo, pero por fin me la quito de en medio...espero.
Eso sí,  ha hecho que me pregunte algo... ¿no será que la apariencia de lo que vemos depende del tiempo que estemos observándolo, y, así como un corrimiento hacia un color en el espectro de la luz, hacia el rojo, significa progresivo distanciamiento, es decir, que la percepción de un color implica una diferencia cualitativa medible con otro tipo de magnitudes, y por tanto ocasiona que el fenómeno resulte adscribible a otro categoría de la realidad , también la magnitud temporal (medición cuantitativa) desde los ojos del perceptor/espectador esté intrínsecamente relacionada con la naturaleza de las cosas ("medición" cualitativa)?
¿Dónde queda el empirismo  entonces?, y, lo que es peor, ¿para qué seguir sometiéndonos tanto al tiempo y/o a la apariencia materialmente demostrable de las cosas?

2 comentarios:

Ilkhi dijo...

En tu última pregunta está la respuesta, pues no hay "razón" alguna para someternos a la apariencia "demostrable" de las cosas. Yo la llamaría medición perceptiva-icástica.

A-brazos hidrófilos

Sofía Serra Giráldez dijo...

Tú sí que sabes, Ilkhi, :)), qué bonita son esas dos palabras (icástica, hidrófila)
:)
besos...sin ahogarnos en el "objeto", ...¡jaja!

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.