Ésta es una entraña más de el cuarto claro, no una estancia aledaña.
Mis poemas, y algún otro texto, el 99% de las veces los expongo en el otro. Fotografías, en ambos.

sábado, 4 de febrero de 2012

Pescadero de la Encarnación



Dejo su tarjeta escaneada por varios motivos: el fundamental, no puso ningún reparo cuando le pedí permiso para hacerla pública en internet. Afortunadamente, ciertos miedos sociales provocados por un mal entendimiento de este medio (recuerdo muy bien cuando  todo el mundo quería aparecer en las guías de teléfonos, era yo aún una niña) han pasado a mejor vida. Llevo 10-12 años retratando este mercado en su antigua y nueva ubicación, y es casi la primera vez que no me opositan "mirada", presuponiendo un "abuso"(o mal uso) de la visual que se captura (y eso que no soy clienta habitual suya, y no por nada, sino porque la calidad de los productos que ofrece la mayoría de las ocasiones no me la puedo permitir, aunque sí "se me van los ojos", y hasta la saliva, ;)).

Gracias, J.  Uncala.  


6 comentarios:

Mark de Zabaleta dijo...

Una gran fotografía...que plasma todo un contexto...

Mark de Zabaleta

VENTANA DE FOTO dijo...

Acabo de conocer tu blog a través de Andalucía bloguera. Igualmente soy una aficionada a la fotografía.

Esta fotografía del pescadero de la encarnación me parece muy simpática. Cuando estuve en Sevilla por este lugar me dediqué a fotografiar las famosas setas.

Que tengas un buen fin de semana.

http://ventanadefoto.blogspot.com/

Jan Puerta dijo...

La gente no debería nunca tener miedo a la cámara que mira abiertamente a los ojos. Hay que temer las que se esconden sin dar la cara.
Una expresión la de este hombre que bien vale quedar reflejada en una gran fotografía.
Por aquí, últimamente las merluzas son cada día más pequeñas.
Un abrazo

Sofía Serra Giráldez dijo...

Gracias, Mark. Un beso.

Sofía Serra Giráldez dijo...

Bienvenida a este blog, ventana de foto. Ya me he paseado por el tuyo. Un saludo, buen fin de semana también.

Sofía Serra Giráldez dijo...

Tú Bien lo dices, Jan: el miedo. Y el miedo sin motivo es causa de todas las violencias, las mayores y más sonoras, Pero también las más pequeñas y tan perjudiciales para cualquier sociedad, porque minan poco a poco, gota a gota, cualquier esperanza o voluntad de renovación, de regeneración, de esperanza de mejor.
Recemos, trabajemos, porque cada vez quede menos entre los seres humanos.
Un beso

P.D. por aquí tampoco quedan muchas...pero este caballero ofrece unos porductos fuera de serie, sin exageración..aún recuerdo el atún rojo que tenía hace pocas semanas. Mi pena fue que no llevaba la cámara ese día...rubí, era un rubí gigante. De lo más bonito que he visto en mi vida.

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.