Ésta es una entraña más de el cuarto claro, no una estancia aledaña.
Mis poemas, y algún otro texto, el 99% de las veces los expongo en el otro. Fotografías, en ambos.

miércoles, 29 de mayo de 2013

Árbol de la seda

En flickr





martes, 28 de mayo de 2013

Mis fotografías a cinco, 5, euros

Tal como anuncié el otro día, me decido ya a vender mis fotografías. En estos días he estado consultando posibilidades y precios. Analizada la cuestión me decido por lo siguiente:
El 95 % de mi producción fotográfica está a la venta en copia en papel. Me comprometo a no hacer más de cinco copias sobre cada fotografía. Cada copia la pongo a la venta al precio de cinco euros, 5, (más gastos de envío) para tamaño algo bastante mayor que el A3. Me comprometo a enviar debidamente el pedido a la dirección que se me indique, y a tratar el asunto personalmente con el cliente que se decida a realizar la inversión. Cada copia irá debidamente numerada, firmada tal como suelo firmarlas y titulada (caso de que la fotografía lleve título, el 99,9% de mi producción), y en su caso, y si se requiere, hasta dedicada aunque sea en cartulina aparte con escrito de mi puño y letra.
Caben más posibilidades, sobre todo en lo que a tamaño se refiere (póster, A4, etc), incluso materiales de soporte, pero creo que son minucias que puedo permitirme dejar para desarrollar en la página de este blog que dedique al asunto.
Nada más. 
Gracias.


lunes, 27 de mayo de 2013

Puerta Paraíso III


Panorámica de tres fotografías. El enlace a flickr dirige a un tamaño más aceptable para ser visualizada en este medio.
En flickr



lunes, 20 de mayo de 2013

Árbol solo II


En flickr

Sobre el mismo disparo que la anterior.
La sensación de haber llegado al disparo que he perseguido durante más de 20 años... más, quizás desde esa primera fotografía que disparé a un árbol de sombra cuando frecuentaba un club de piscinas allá por los trece años, o la de la palmera... toda la vida queriendo obtenerlo, aunque aún sin saber si ES o no.



Árbol sólo

Tras 12 años de experiencia y trabajo de profundización en la fotografía digital, me decido hoy por fin a añadir una posibilidad a esta labor, la de poner a la venta, en formato físico, es evidente, cualquiera de mis fotografías.
Puedo garantizar fiel y altísima calidad de reproducción para tamaños A4 o inferiores y en soporte papel más o menos habitual, porque estarían impresas por mí misma. Para impresiones más especiales tanto por medidas como por material encargaría a cualquiera de los talleres dedicados a ellos, que hoy se presentan por miles y todos con exquisitos servicios, garantías de fiabilidad y amplia versatilidad en sus contenidos.

En flickr



domingo, 19 de mayo de 2013

La pintora (y mi amiga) Isabel Gutiérrez en esta casa

Dos fotografías que ocupan un lugar especial en mi corazón.
Cuando la que suscribe anduvo por los madriles allá por... ya no recuerdo... ah, sí, octubre o noviembre del 2010, se trajo en el bolso uno de sus tesoros más preciados, el conocimiento personal y la profundización en una amistad de esas que reconfortan, que la llenan a una en este paso por tan agreste páramo de la vida. Conocer a Isabel Gutiérrez ha sido una de esos regalos inesperados en la vida, inesperados por beneficioso.
El jueves, me devolvió la "visita", ;)
!ah, qué alegría y qué bien lo pasamos!

Gracias, querida Isabel
(AQUÍ el blog de Isabel Gutiérrez, pintora)


viernes, 17 de mayo de 2013

jueves, 16 de mayo de 2013

miércoles, 8 de mayo de 2013

Los zapatos rojos

Se quedó atrás. En "Los zapatos rojos" hablé de la pérdida de la inocencia. Cuando se me quedó uno de ellos en los adoquines, mi padre paró al autobús para recuperarlo. Del bestiario de los inocentes necesita siempre su desarrollo. Como la inocencia. Porque sin desarrollo es criminal. La ingenuidad, su desarrollo natural, HUMANO, es lo que nos corresponde conservar y re-crear, el legado de nuestros padres, nuestros antepasados, sin inercia, con nuestro esfuerzo por poder volver a calzar el paraíso que nos pertenece, que nunca perdimos, porque simplemente está en cada ser humano. La esencia. Aunque recordarla cueste lágrimas rojas o de sangre. Es nuestra misión, la única del ser humano sobre la faz de la tierra. La única de nuestra vida. Siempre nos acompañarán los árboles, como en este caso el draco y el ombú. ¡Torpe de aquél que no sepa llorar lágrimas rojas! El insensible, el custodiado.

En flickr 






domingo, 5 de mayo de 2013

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.