Ésta es una entraña más de el cuarto claro, no una estancia aledaña.
Mis poemas, y algún otro texto, el 99% de las veces los expongo en el otro. Fotografías, en ambos.

martes, 7 de agosto de 2012

La bodega (serie)

Esta es una serie que, aunque no es gran cosa, más bien algo muy pequeño, guardo con especial cariño, porque está disparada en un establecimiento muy conocido de Sevilla, mejor, de sus afueras, en la Bodega La pañoleta. La pañoleta es en realidad una barriada del pueblo vecino a Sevilla llamado Camas. En realidad, salvo el río, casi no hay solución de continuidad entre las construcciones de la ciudad grande, la propia barriada de Camas (La pañoleta, bonito nombre, ¿verdad?) y Camas en sí. La bodega es de esas pocas que quedan ya con sabor a antaño, con sus sillas de tijera en los veladores y barra de madera de yo no sé cuantos metros de larga. Se sitúa hoy en un lado de una glorieta de ramales de autovías, pero recuerdo perfectamente cuando de niña, camino de la playa, parábamos, con el seiscientos que por entonces tenía mi padre, a comprar "pan de pueblo", porque se situaba en una especie de encrucijada de las antiguas carreteras (actual glorieta, claro) camino de la costa de Huelva. Lo bonito es que años después de estas fotos, la declararon bien de interés cultural o algo por el estilo y el edificio se sometió a reconstrucción y arreglo, así que hoy luce en todo su esplendor. Es un lugar frecuentadísimo a casi cualquier hora del día, y no digamos ya un fin de semana. Se sirve marisco, buena chacina (todo siempre en "papel", algo muy típico de ella) y sobre todo mejores vinos de por el lugar que también se pueden comprar a granel, y para los cerveceros el sitio ideal para tomarse un tercio de cruzcampo en botella. La serie no abunda en ese tipo de detalles, otra que tengo en color, sí, pero esta me gusta porque fue la primera en la que "recreé" sobre el ser humano, cuando normalmente me gusta limitarme al retrato. Además incluyo dos versiones de blanco y negro sobre una, porque por entoces comencé a adentrarme en las posibilidades del blanco y negro como recurso expresivo, supongo que intentando dar con uno que me llenara o pudiera definirme mejor. Es del verano del 2005.

¡hey, pistolero!
La bodega
Bodega en el sur
Dos hombres y un destino
La (el) gorrilla
Gigante
Condumios

1 comentario:

Soligregario dijo...

Me encanta esta serie. B&W impregna el medio con una intimidad muy especial.

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.