Ésta es una entraña más de el cuarto claro, no una estancia aledaña.
Mis poemas, y algún otro texto, el 99% de las veces los expongo en el otro. Fotografías, en ambos.

viernes, 25 de marzo de 2011

25311

Cualquier fotografía, cualquier poema, cualquier algo que hacemos con todo lo que somos nos devuelve la mirada. Tal vez no sirve para comunicarnos con el otro, pero desde luego para con uno mismo, sí, sin la pretensión de que así sea; por eso, ni el ser humano, ni el arte tienen nombre hasta que se hacen en nuestra mirada.
De sobra sé, y si alguna duda me hubiera quedado, ya ninguna, que son fotografías como ésta por las que a una no le habría importado deshacerse literalmente durante los 48 años de vida que lleva. De sobras sé que por "esto" es por lo que no se pierde, ni casi tan siquiera un sólo día, la ilusión en la mirada sobre el mundo...¿cómo no va una a seguir creyendo en todo después de que "algo" así me devuelva la mirada?





4 comentarios:

Mark de Zabaleta dijo...

Bonita reflexión sobre la mirada de un ser querido...

Mark de Zabaleta

Sofía Serra Giráldez dijo...

Gracias, Mark

luis dijo...

Realmente cuando uno tiene delante un "espejo" que le devuelve la mira con esa intensidad (no solo me refiero a la foto) uno advierte que la vida ha valido la pena al cien por cien. Yo tengo algún "espejo" de este estilo y desde luego que me derrito a cada segundo que me ponen en su mirada.
Un abrazo fuerte. Lograste emocionarme amiga Sofía y eso es de lo mejor que puede pasarme, pasarnos..
Gracias.

Sofía Serra Giráldez dijo...

Hemos compartido emoción entonces, Luis, y esto es también de lo mejor que puede pasarnos...:))...sabemos de la "mirada" que hablamos.
Gracias a ti, Luis.
Un beso

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.